Azenha do Tio Luís

Imagínese…

…el sonido tranquilizador del agua del río, las ruedas del molino en su llanto, la paz verde de la naturaleza que lo rodea, una casa donde se respira la historia local de los molineros.
El paso del agua mueve las ruedas de madera que están conectados dentro de la casa a las muelas de piedra. Esta estructura puede ser vista por el suelo transparente del comedor.

Pero entremos, para ver la casa…

El camino de acceso pavimentado original nos lleva a la entrada. Las habitaciones todavía tienen sus paredes con el encanto del granito, y los objetos y muebles originales en mezcla con muebles modernos para su comodidad. En el salón principal, el punto central de la casa, se encuentra una chimenea, el comedor con una mesa grande, y una kitchnet.

Vamos a mirar a través de las ventanas…

En el exterior, el río Coura salta el dique en una cascata de espuma burbujeante, y empuja el agua hacia las ruedas del molino, haciendo que se muevan lentamente.

Y las habitaciones…

Por ahora solo hay cuatro. Todas dobles. Dos de ellas comparten el mismo cuarto de baño, para familias o dos parejas de amigos, las otras dos tienen baño privado. Muy pronto tendremos más.

Habitaciones